Freidora de aire.

Es casi un oxímoron: no hay nada más grasiento que freír, nada más ligero que el aire... Pero oye, con ese nombre se venden solas.

Aquí te cuento cómo funcionan, si son de verdad más saludables y cuál es la que tengo yo, que en realidad no es una freidora de aire en sí, pero cumple con esa función.

¿Qué es una freidora de aire?

Una freidora de aire es un electrodoméstico que cocina mediante aire caliente en circulación. Los alimentos se colocan en un cesto o rejilla en el interior de la freidora, que cuenta con un sistema de convección para hacer circular aire caliente a su alrededor.

A pesar de llamarse freidora, este utensilio no fríe los alimentos en el sentido literal de la palabra, de hecho apenas se utiliza aceite, pero sí logra un aspecto y textura parecidos.

Su funcionamiento es en realidad mucho más similar al de un horno, especialmente si utilizas el ventilador.

freidora de aire Vs. Horno convencional

Los hornos convencionales funcionan produciendo calor a partir de dos elementos emisores, colocados en la parte superior e inferior del horno (aunque puedes activarlos por separado). A medida que pasan los minutos, la temperatura del horno se va elevando hasta alcanzar la que hayas configurado en el termostato. La distribución del calor no es del todo uniforme, de ahí que aparecieran los hornos con ventilador para solventar este punto.

A favor y en contra

Puntos a favor de la freidora de aire:

  • Al ser más pequeña, los alimentos se cocinan más deprisa que en el horno, lo que supone un ahorro de tiempo y de dinero.
  • El aire en circulación logra que los alimentos queden más crujientes que en el horno.

Puntos en contra de la freidora de aire:

  • Las cubetas suelen contener antiadherentes (aunque al final te explico cuál tengo yo y cómo sorteo este tema).
  • Las cubetas no se pueden llenar demasiado si quieres obtener buenos resultados. Recuerda que el aire tiene que circular.
  • En función del modelo, son un poco difíciles de limpiar.

Puntos a favor del horno:

  • Probablemente ya tengas uno en casa.
  • Permite cocinar más cantidad de alimentos.

Puntos en contra del horno:

  • Tarda más tiempo en cocinar los alimentos y el resultado puede no ser uniforme.
  • Es más difícil lograr que según qué alimentos queden crujientes.

La temida acrilamida

La acrilamida es un compuesto que se forma en los alimentos ricos en almidones durante la cocción a alta temperatura. Es la parte tostadita que nos gusta tanto, y puede generarse en la sartén, en el horno, en la freidora de aire, en una tostadora y hasta en un camping gas.  Fue descubierta en 2002 por unos investigadores suecos y desde entonces no vivimos tranquilos, pues se sospecha de su potencial cancerígeno y neurotóxico.

La acrilamida se forma espontáneamente durante la cocción mediante lo que se conoce como la reacción de Maillard, que se da entre un aminoácido (la asparagina principalmente) y un azúcar (presentes en los alimentos de forma natural). La formación de acrilamida se inicia a temperaturas alrededor de los 120 °C y alcanza su punto máximo entre los 160 y 180 °C*. Por lo tanto, la acrilamida se forma al freír, asar y hornear, independientemente del utensilio que emplees.

¿El alimento más rico en acrilamidas? Las patatas fritas, justamente lo que está en mente de todos a la hora de comprar una freidora de aire. :(

Por cierto, eso que ves en la foto no son patatas fritas, sino colinabo. Aquí tienes la receta.

*Que el horno esté, por ejemplo, a 200 ºC, no significa que el alimento esté también a esa temperatura.

La oxidación de las grasas

Por si no tuviéramos suficiente con la acrilamida, también hay que tener en cuenta otro posible efecto pernicioso de la cocción: la oxidación de las grasas, esto es, su degradación y la formación de compuestos indeseables cuando se cocina con ellas: aminas heterocíclicas e hidrocarburos aromáticos policíclicos (tienen nombre de superhéroe pero son supervillanos).

Para sortear este punto, conviene utilizar aceites más resistentes a la oxidación, como el aceite de oliva, y añadir especias, como el romero, que los protegen. De esto sabe muchísimo la doctora Lucía Redondo Cuevas, échale un vistazo a este artículo.

¿Qué es más sano?

El quid de la cuestión.

Entre una freidora convencional y una freidora de aire, sin duda una freidora de aire, porque se utiliza mucho menos aceite y puedes controlar mejor la temperatura. Esto reduce la cantidad de grasas oxidadas que te vas a comer y los niveles de acrilamida (estudio). Para ser fiel a la verdad, la freidora convencional es mucho más rápida que la freidora de aire, pero estamos hablando de salud y no de tiempo.

Entre una freidora de aire y un horno, creo que el resultado es muy similar. La cantidad de acrilamida y oxidación de las grasas va a depender de:

  • La cantidad de aceite que utilices
  • La temperatura a la que configures la freidora o el horno
  • El nivel de tostado que alcancen los alimentos

Así que si utilizas poco aceite, bien escogido y con una pizca de romero, y procuras no tostar demasiado los alimentos, hazlo donde tú prefieras, porque el resultado va a ser parecido.

instant pot duo crisp con freidora de aire

Yo no tengo ninguna freidora de aire, lo que tengo y te recomiendo es una Instant Pot Duo Crisp.

La Instant Pot es una olla multifunción que te permite múltiples modos de cocción: presión, cocción lenta, salteado, yogur, etc. Los nuevos modelos incluyen además una tapa extra, que las transforma en una freidora de aire. 

Esta tapa cuenta con una resistencia (como el grill de la parte superior de tu horno) y un ventilador, que distribuye el aire. Realmente es como un horno en tamaño olla.

Ocupa bastante, sí, pero es mucho más versátil que comprar una freidora de aire, que solamente sirve para eso.

En modo freidora de aire tiene un rango de temperatura de 84 ºC a 204 ºC, y la cubeta interior es de acero inoxidable sin antiadherente. La cesta que incluye para freír con aire sí tiene antiadherente, pero no es obligatorio utilizarla. En función del tamaño de los alimentos, podrás colocarlos en la rejilla con asas que también viene incluída, o utilizar una cesta similar de acero inoxidable. La cuestión es que el aire circule.

Aquí te explico todo lo que necesitas saber sobre ella.

Conclusión

Si te hace ilusión tener una freidora de aire (o mejor, una Instant Pot Duo Crisp), date el capricho, pero no quemes la comida, elige bien tus aceites y dale caña al romero.

Procura además variar tus métodos de cocción. ¡No lo "airfrees" todo! Por tentador que sea...