El salmón salvaje es en varios aspectos más sano que el convencional de granja (aunque hay cierta controversia), pero oye, a mí me gustaba el de granja. Ese colorcito (a base de colorantes, claro), esa grasaza (cada vez menos omega 3 y más omega 6)...

En fin, la cuestión es que ya hace un tiempo que compramos el salmón salvaje que venden en Carrefour o Lidl, que es de la variedad keta. Su carne tiene alrededor de un 5% de grasa, por lo que a la plancha queda aguado y al vapor no sabe a nada. ¿Qué nos queda? El horno, que lo arregla todo. Y si encima le añadimos un poco de mostaza, muchísimo mejor.

Aquí he aprovechado para cocinar a la vez unos espárragos verdes de acompañamiento.

Otra opción fantástica para este salmón es marinarlo o preparar un tartar. Queda pendiente para otra ocasión.

Salmón salvaje al horno con salsa de mostaza y espárragos

 Raciones: 2 personas

 Preparación: 5 '

 Cocción: 20 '

 Total: 25 '

Ingredientes

  • 2 trozos de salmón salvaje
  • 1 cucharada de mostaza a la antigua - la que contiene las semillas -
  • 3 cucharadas de aceite de oliva para la salsa y un poquito más para los espárragos
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • Una pizca de ajo deshidratado
  • Un manojo de 250 g de espárragos verdes
  • Sal gruesa o sal en escamas al gusto

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 200 ºC.
  2. Coloca los trozos de salmón en una fuente apta para el horno.
  3. Prepara la salsa de mostaza en un bol mezclando la mostaza, el aceite, el zumo de limón y el ajo deshidratado.
  4. Extiende la salsa de mostaza generosamente sobre el salmón.
  5. Coloca los espárragos junto al salmón y rocíalos con aceite de oliva.
  6. Sazona toda la bandeja con sal gruesa o sal en escamas.
  7. Hornea durante 20 minutos a 200 ºC.