Los más puristas del matcha probablemente se rasgarán las vestiduras, pero a mí me gusta preparar el matcha latte así. Fácil, rápido, sano y rico; con un extra de colágeno y grasas saludables.

Propiedades del matcha

Los japoneses descubrieron el matcha hace siglos pero al mundo occidental llegó hace solo unos años, y lo hizo para quedarse.

Lattes, smoothies, brownies, ¡hasta mascarillas! ¿Y por qué tanto revuelo? Porque el matcha tiene todos los beneficios del té verde, pero multiplicados por 10. Al prepararse con la hoja molida ingieres toda la hoja, y no solo el agua infusionada como en el caso del té verde convencional.

El té matcha es rico en antioxidantes

Y eso es bueno porque los antioxidantes luchan contra los radicales libres que circulan por nuestro cuerpo por el mero hecho de respirar, y que fuera de control pueden causar estragos: envejecimiento prematuro, enfermedades crónicas…

Incrementar el consumo de antioxidantes es buena idea, y una tacita de matcha te ayudará a conseguirlo.

Energía sin bajón

El consumo de matcha parece mejorar la concentración y la memoria, incluso en personas mayores. Esto es debido a varios de sus componentes, especialmente a la cafeína.

Lo que ocurre es que el té verde tiene además un aminoácido, la l-teanina, capaz de producir sensación de relajación.

Parece que esa combinación de cafeína y l-teanina es la clave: energía y concentración pero sin el subidón (y posterior bajón) de otras bebidas cafeinadas.

El matcha parece tener propiedades anticancerígenas

Es muy serio afirmar algo así y los estudios por lo pronto no han ido más allá del laboratorio, pero al parecer el alto contenido en epigalocatequina (EGCG) del matcha es capaz de reducir el tamaño de algunos tumores y frenar el avance de otros.

Ay, el colesterol…

Creo que nos falta mucho por conocer sobre el colesterol y su función real en el cuerpo, lo que sí parece buena idea es reducir los niveles de oxidación del LDL en el cuerpo, y ahí es donde el matcha puede ayudarnos con su ejército de compuestos antioxidantes.

Metabolismo y quema de grasa

El té verde ha sido ampliamente estudiado por su efecto activador del metabolismo, es decir, ayuda a consumir más energía y quemar más grasa, en gran medida por acción de la cafeína que contiene. De todos modos ten en cuenta que el efecto será inapreciable a no ser que te muevas.

Mejor orgánico

La planta del té, como todas las plantas en realidad, absorbe los nutrientes del suelo pero también los posibles tratamientos que se apliquen en su cultivo. Si no te apetece añadir a tu dieta arsénico, plomo, aluminio, cadmio ni pesticidas, elige uno orgánico.

Uno al día

Un matcha al día es más que suficiente para disfrutar de sus beneficios sin sufrir efectos adversos. Un consumo exagerado de té verde se ha relacionado con daño hepático.

Si estás embarazada, es mejor evitar la cafeína en general.

Si eres madre lactante, yo lo evitaría como mínimo durante los 6 primeros meses de lactancia materna exclusiva. Después puedes introducir uno cada 2 o 3 días, que te dé tiempo a valorar si la cafeína está afectando al descanso de tu bebé. A mí me encanta el matcha, pero me encanta más dormir.

Tipos de matcha

Existen dos grados de matcha, el culinario y el ceremonial. Ambos provienen de la misma planta que el té verde, el rojo o el negro, la Camellia sinensis, y siguen el mismo proceso de cultivo. Sin embargo, las plantas destinadas a la producción de matcha son cubiertas durante las 3 semanas previas a su cosecha para reducir la cantidad de luz solar que reciben en hasta un 75 %, lo que mejora su sabor e incrementa su contenido en clorofila y aminoácidos.

Las hojas se cosechan a mano y se someten a un proceso de vapor durante 15-20 segundos para preservar su color verde intenso. Entonces se secan, se eliminan tallos y nervios y finalmente se pulverizan en el finísimo polvo que conocemos como matcha.

La diferencia entre el matcha de grado culinario y el ceremonial es que este último proviene de las hojas más altas y tiernas de la planta mientras que el culinario proviene de las hojas más bajas.

  • El matcha de grado culinario es algo más amargo, también más económico, y suele emplearse en repostería, smoothies, etc.
  • El matcha de grado ceremonial tiene un sabor más intenso y se consume preferiblemente añadiendo solo agua y/o leche. Es el que te recomiendo usar para este matcha latte.

Matcha latte

 Raciones: 1

 Preparación: 5 '

 Cocción: 1 '

 Total: 6 '

Ingredientes

  • ½ taza de agua caliente, 125 ml
  • ½ taza de la leche que prefieras, a mí me gusta con leche de coco 125 ml
  • Entre ¼ y ½ de cucharadita de matcha, al gusto
  • Opcional: 1 cucharada de colágeno hidrolizado

En lugar de leche también podrías utilizar 1 cucharada de aceite de coco, manteca de coco o manteca de frutos secos, y entonces añadir 1 taza de agua caliente en lugar de media.

Instrucciones

  1. Calienta el agua a unos 80 ºC. Yo utilizo un hervidor.
  2. Añade todos los ingredientes a la batidora y mezcla durante unos 5-10 segundos. También puedes utilizar un espumador de leche de mano. 
  3. Sirve caliente o añade unos cubitos de hielo si lo prefieres frío.