Fruto de una noche loca de pasión entre un brócoli y una col china nació el bimi, también conocido como broccolini, una de esas nuevas verduras que tienes que probar.

A la plancha, al horno, al vapor, crudo... el bimi lo acepta todo. Sabe a brócoli, algo más suave quizá, y se come entero, tallo incluído.

Es rico en vitaminas y como todas las crucíferas, también en sulforafano.

BENEFICIOS DEL SULFORAFANO

El sulforafano es un potente modulador genético capaz de activar una vía antioxidante llamada NRF2. 

La lista de beneficios del sulforafano sigue aumentando a medida que se llevan a cabo nuevos estudios, pero aquí tienes algunos destacados:

  1. Mata las células cancerosas y protege las células sanas.
  2. Previene la obesidad disminuyendo la formación de grasa visceral.
  3. Protege contra las bacterias intestinales dañinas y reduce la inflamación intestinal.
  4. Mejora el funcionamiento del hígado.
  5. Contribuye a la eliminación de toxinas provinientes del aire.
  6. Previene las enfermedades autoinmunes.
  7. Protege contra los daños en la piel causados por los rayos UV.
  8. Reduce la inflamación en el cerebro.

Bimi a la plancha

 Raciones: 2 personas

 Preparación: 1 '

 Cocción: 6 '

 Total: 7 '

Ingredientes

  • 200 g de bimi
  • 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Una pizca de sal

Instrucciones

  1. Lava el bimi bajo el grifo y sacude el exceso de agua.
  2. Calienta el aceite de oliva en una sartén o parrilla.
  3. Añade los tallos de bimi y saltea a fuego medio/alto durante 5 o 6 minutos, dándole la vuelta a cada tallo para que se cocine por ambos lados.
  4. Apaga el fuego, añade sal al gusto y sirve.