No es verano sin tzatziki. Y punto. ¿El secreto? Escurrir el yogur o kéfir y el pepino para eliminar el exceso de agua y conseguir así un tzatziki bien espeso.

Es perfecto para acompañar carnes y pescados a la plancha, o para dipear con unos crackers de trigo sarraceno.

Tzatziki

 Raciones: Unos 350 g

 Preparación: 20 '

 Cocción: -

 Total: 20 '

Ingredientes

  • 2 pepinos medianos o uno grande
  • 1 taza de yogur griego, yogur de leche entera de cabra o kéfir (250 ml). Si usas yogur normal o kéfir, fíltralo con una gasa o tela de quesero durante 1 hora por lo menos para eliminar el suero y que esté más espeso.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharada de eneldo, fresco o seco
  • ½ diente de ajo prensado o ¼ de cucharadita de ajo deshidratado
  • ½ cucharadita de sal

Instrucciones

  1. Pela el pepino y rállalo con un rallador de mano o una mandolina.
  2. Coloca el pepino rallado en un bol, añade una pizca de sal y deja reposar unos 10 minutos para que expulse el agua.
  3. Pasados los 10 minutos, coloca el pepino rallado dentro de un paño limpio o una tela de quesero y aprieta para eliminar el exceso de líquido.
  4. Coloca el yogur o kéfir ya filtrado en un bol y añade el pepino escurrido. Remueve.
  5. Añade ahora el aceite de oliva, el zumo de limón, el eneldo, el ajo y la sal. Remueve.
  6. Corrige de sal y limón si es preciso.