El acero inoxidable no es un material nuevo en la cocina, su uso está totalmente instaurado en utensilios, cazos y cazuelas, pero quizá no tanto en sartenes. Pues bien,

las sartenes de acero inoxidable son una excelente opción para cocinar sin antiadherente. Son fáciles de usar, fáciles de limpiar y si las tratas con cariño, tendrás sartenes para toda la vida.

En todo caso, asegúrate siempre de que la sartén que eliges no tiene ninguna capa antiadherente.

Acero inoxidable 18/10

Cuando un utensilio de cocina está fabricado en acero inoxidable, lo más habitual es que especifique además sus niveles de cromo y níquel. Los más habituales son:

  • 18/0: significa que el utensilio está compuesto por una aleación de acero con un 18 % de cromo y 0 % de níquel.
  • 18/8: significa que el utensilio está compuesto por una aleación de acero con un 18 % de cromo y 8 % de níquel.
  • 18/10: significa que el utensilio está compuesto por una aleación de acero con un 18 % de cromo y 10 % de níquel.

El níquel y el cromo se agregan al acero inoxidable para reducir la oxidación, mejorar el brillo e incrementar la durabilidad.

Así, un utensilio de acero 18/0 es más susceptible a la corrosión, mientras que un utensilio de acero 18/10 o 18/8 es más resistente a la oxidación y su aspecto pulido será más duradero.

Tanto 18/8 como 18/10 me parecen excelentes opciones para cocinar, al tiempo que te aseguras la durabilidad de los utensilios.

El problema del acero inoxidable es que no es muy eficiente a la hora de distribuir el calor, por eso la mayoría de sartenes están formadas por una triple capa con un núcleo de aluminio. El aluminio no es ideal para cocinar, pero la capa externa de acero inoxidable lo aisla por completo, evitando que llegue a tus alimentos. Así, tienes lo bueno del aluminio - ligereza y distribución del calor - pero no lo malo (aluminio en tu comida).

Consejos de uso y limpieza

Para mejorar el resultado de tus preparaciones y alargar la vida de tu sartén, hay algunos consejos sencillos que debes seguir:

  • Calienta la sartén progresivamente, no de golpe, y con un poco de la grasa que utilices para cocinar
  • En cocinas de gas, procura que la llama del fogón no sobrepase el diámetro de la base, es decir, que no alcance las paredes de la sartén. Eso evitará también el sobrecalientamiento del mango.
  • Limpia tu sartén con un estropajo suave y tu lavavajillas habitual. Si quieres puedes meterlas en el lavavajillas. Yo siempre quiero. :)
  • Si hay restos pegados, puedes dejarla un rato en remojo.

Sartenes de acero inoxidable vs. sartenes de hierro

Yo soy muy, muy fan de las sartenes de hierro, me encanta cocinar con ellas, pero tengo que reconocer que las de acero inoxidable me han conquistado por varios motivos:

  • Las sartenes de acero inoxidable son más ligeras que las de hierro. Esto es importante para personas mayores o personas con alguna limitación física o lesión que les impida manejar grandes pesos. No son ligeras, no te voy a engañar, pero a mismo diámetro, sí son más livianas.
  • Las sartenes de acero inoxidable son más fáciles de mantener que las de hierro mineral, porque no hace falta curarlas de vez en cuando ni engrasarlas después de cada lavado. En este sentido son iguales que las sartenes de hierro esmaltado.
  • Las sartenes de acero inoxidable pueden meterse en el lavavajillas.
  • El acero inoxidable no reacciona con ningún alimento, tampoco los ácidos, cosa que sí hacen las sartenes de hierro mineral.

De Buyer Alchimy

La marca De Buyer, una de mis favoritas, ha sacado una nueva gama de sartenes, cazos y tapas de acero inoxidable. Se llama Alchimy y es una maravilla, doy fe.

Podrás encontrar toda la gama en LeCuine.com y disfrutar además de un 5 % de descuento con el código LAURAGARCIA.