Los mejillones son sanos, baratos y están buenísimos. Creo que lo que más pereza me da es ir a comprarlos porque el mercado me queda algo lejos y mi pueblo está lleno de cuestas, pero una tiene que hacer lo que tiene que hacer por unos buenos moluscos.

Esta receta es ideal si te has cansado de los mejillones al vapor con limón y te apetece tomarlos con una salsita bien buena. ¡Toma nota!

Mejillones con tomate y pimentón

 Raciones: 2 personas

 Preparación: 10 '

 Cocción: 36 '

 Total: 46 '

Ingredientes

  • 1 kg de mejillones
  • Un tarro de tomate natural triturado o troceado (suelen rondar los 700 g)
  • 2 cebollas pequeñas
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimentón dulce o picante
  • Una hoja de laurel
  • Pimienta negra

Los mejillones y la salsa se preparan por separado. Puedes hacerlo incluso el día antes -conviene cocinar los mejillones el mismo día que se compran- y combinarlo justo antes de comer.

Mejillones al vapor

  1. Lava bien los mejillones bajo el grifo, elimina los restos de conchas con un cuchillo o un estropajo metálico y corta las barbas con unas tijeras. Descarta los que estén rotos o huelan mal.
  2. Pon los mejillones en una olla grande (es importante que tenga tapa) y añade medio vaso de agua y una hoja de laurel.
  3. Cocina a fuego medio-alto con la olla tapada durante unos 6 minutos.
  4. Apaga el fuego y reserva.
  5. Descarta el líquido y los mejillones que no se hayan abierto.

Salsa de tomate

  1. Corta dos cebollas pequeñas y ponlas a rehogar en una sartén a fuego medio con 2 cucharadas de aceite de oliva.
  2. Cuando la cebolla esté translúcida (unos 5 minutos) añade un tarro de tomate natural triturado (unos 700 g).
  3. Añade una cucharadita de sal y cocina a fuego suave durante 20-30 minutos (20 si tienes prisa, con 30 quedará más rica). Coloca una tapa sobre la sartén para que no salpique tanto pero deja una ranura para que pueda salir el agua que se va evaporando.
  4. Remueve de vez en cuando.
  5. Apaga el fuego y añade los mejillones a la sartén de la salsa de tomate. Remueve con cuidado.
  6. Espolvorea por encima una cucharadita de pimentón y pimienta negra al gusto.

Te dejo aquí una versión parecida que publiqué en Instagram, con chili y cilantro.

Los 25 minutos que se tarda en prepararle una salsita a los mejillones siempre merecen la espera. Esta es de tomate y chili con cilantro recién cortado del huerto. 💚 Para la salsa: Pica dos cebollas grandes en trozos bien finitos y ponlas en una sartén a fuego medio con 3 cucharadas generosas de aceite de oliva. Piensa que en esa misma sartén añadirás después los mejillones, elige una grande y con tapa. Coloca la tapa y remueve la cebolla cada poco. Cuando esté doradita (tras 10-15 minutos), añade 250 ml de tomate triturado, remueve de nuevo y vuelve a colocar la tapa. Sofríe durante 5 minutos y añade entonces un diente de ajo picado, una cucharada de especias para chili* y los mejillones limpios. Coloca la tapa para que se cocinen con el vapor que crea la cocción. Pasados 5 minutos revisa que los mejillones se hayan abierto y apaga el fuego. Añade cilantro fresco al gusto. *Mi mezcla de especias para chili lleva comino, pimentón dulce, orégano, tomate, cilantro, cebolla, pimentón picante, ajo y pimienta de cayena. #mejillones #comidareal #mejillonescontomate #marisco #cilantro

Una publicación compartida de by Laura García (@bylauragarcia) el