Cuando el otoño pasado llegó el momento de retirar los pimientos me dio pena quitar algunas de las plantas que aun tenían fruto, y como tampoco tenía tiempo para ponerme en modo explotación intensiva, decidí dejarlas. Por eso he cosechado pimientos en marzo, y mientras lo hacía sabía exactamente lo que quería preparar: una pasta de curry rojo.

Y es que siempre me han llamado la atención las recetas con pasta de curry rojo o verde, pero al leer los ingredientes de las marcas que se pueden comprar por aquí se me quitaban las ganas de golpe.

Al final resulta que prepararla en casa no es tan complicado, solo hay que tener un montón de especias en la despensa, pero si estás leyendo esto es más que probable que ya las tengas.

Le pregunté al oráculo (Google) y me propuso probar la receta de Minimalist Baker. No tenía todos los ingredientes y hubo otros que preferí omitir, como el azúcar, pero aun así quedó muy buena.

Pasta de curry rojo

 Raciones: Unos 150 g de pasta

 Preparación: 10 '

 Cocción: -

 Total: 10 '

Ingredientes

  • 3 pimientos naranjas medianos sin semillas
  • 2 pimientos rojos pequeños sin semillas
  • 1 pimiento verde pequeño sin semillas
  • 1/2 cdta de semillas de cilantro
  • 1 cdta de comino
  • 1/2 cdta de pimienta negra en grano
  • 1 cda de jengibre fresco o 1-2 cdtas de jengibre molido
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cda de cúrcuma fresca o 1 cdta de cúrcuma molida
  • 1/2 cdta de sal
  • 3 cdas de zumo de limón
  • 3 cdas de aceite de oliva

Instrucciones

  1. Tritúralo todo en un procesador de alimentos (este es el que tengo yo) y listo.
  2. Puedes invertir algo más de tiempo tostando antes el cilantro, la pimienta y el comino en una sartén durante unos 5 minutos.

Esta pasta es muy concentrada, la idea es usarla como condimento. La puedes diluir en una sopa, para hacer pollo al curry con leche de coco, en una vinagreta, etc. En casa la comimos un día con salmón y otro día mezclada con mayonesa para mojar unas chips de alcachofa.

Se conserva unos 10 días en la nevera y se puede congelar.