Los calamares aceptan dos preparaciones: o muy rápidas, o muy lentas. ¡No más calamares chicle!

Y desde luego… ¡sí a los calamares picantes! Aunque eso es opcional, si prefieres que no piquen, omite la pimienta cayena y listo.

Calamares en salsa de tomate picante

 Raciones: 3-4

 Preparación: 10 '

 Cocción: 40 '

 Total: 50 '

Ingredientes

  • 1 kg de chipirón o calamar troceado, yo lo compro congelado y lo descongelo la noche antes en la nevera
  • 1 tarro de tomate natural triturado, unos 700 g
  • 2 cebollas medianas o grandes
  • Aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1/2 cucharadita de pimienta cayena, omítela si no te gusta que piquen o ponle más si te va la marcha

Instrucciones

  1. Pica las cebollas en trozos bien finitos y ponlas en una sartén a fuego medio con 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva. Coloca la tapa y remueve la cebolla cada poco.
  2. Cuando esté doradita (tras unos 10-15 minutos), añade el tomate, remueve de nuevo y vuelve a colocar la tapa pero un poco ladeada para que se vaya evaporando el exceso de agua del tomate.
  3. Cocina durante 20-25 minutos y apaga el fuego. Añade entonces el ajo, el pimentón y la pimienta cayena y remueve.
  4. En otra sartén, añade una cucharada de aceite de oliva y saltea los calamares durante 4 o 5 minutos. Si soltaran mucha agua, descártala con cuidado para que los calamares se salteen en el aceite y no se cuezan en el agua.
  5. Cuando estén listos, añade la salsa de tomate, remueve y cocina durante dos minutos más.
  6. Pruébalos y corrige de sal, probablemente necesite un poco con tanto tomate pero con el pescado y el marisco suelo esperarme a probarlo para no pasarme.
  7. Aquí he añadido por encima cilantro y sésamo negro.