Estos pepinos encurtidos en vinagre de manzana quedan genial en una ensalada, una tostada o tal cual, porque realmente no hace falta ninguna excusa para comerlos. La preparación no tiene misterio y están mil veces más buenos que los que puedas comprar ya envasados.

El vinagre de manzana actúa como conservante y si además eliges uno sin pasteurizar, incluirá algunos probióticos interesantes para tu microbiota.

Yo he utilizado pepino holandés ecológico porque tiene la piel muy fina y no es demasiado amarga, pero puedes usar cualquier variedad y pelar el pepino si lo prefieres.

Pepinos encurtidos en vinagre

 Raciones: 1 tarro de un litro

 Preparación: 5 h 10'

 Cocción: -

 Total: 5 h 10'

Ingredientes

  • 1 pepino holandés (si lo prefieres puedes usar pepinillos u otra variedad de pepino)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • ¼ de taza de vinagre de manzana (60 ml)
  • 1 cucharada de sal (17 g)
  • Opcional: especias al gusto (eneldo, ajo, pimienta, cilantro, ...) y/o 1 cucharada de azúcar o el edulcorante que prefieras

Instrucciones

  1. Lava el pepino y corta los extremos.
  2. Con una mandolina o un cuchillo, corta el pepino en rodajas de aproximadamente 3 mm de grosor.
  3. Mezcla el agua, el vinagre y la sal en un tarro de cristal de 1 litro. Añade también las especias y el edulcorante en caso de usarlos.
  4. Coloca las rodajas de pepino dentro del tarro. Apriétalas entre ellas para que queden sumergidas en la salmuera.
  5. Tapa el tarro y mételo en la nevera. Estarán listos para consumir en unas 5 horas. Si has usado pepinillos enteros es mejor dejarlos unas 24 horas para que la salmuera actúe.
  6. Consérvalos en la nevera durante unos 10-15 días, procurando que estén siempre sumergidos en la salmuera.