Si te da repelús comer hígado encebollado pero no te quieres perder las bondades de las vísceras, tienes que probar este paté de hígados y corazones de pavo ecológicos y pastoreados. ¡De lo mejorcito que hay!

El hígado de pavo tiene un sabor más suave que el de ternera, y los corazones ayudan también a rebajar el sabor. Queda muy suave y muy rico; incluso mi marido, que no es nada fan del hígado, se puso las botas.

Paté de hígado y corazón de pavo

 Raciones: Unos 550 g

 Preparación: 20 '

 Cocción: 35 '

 Total: 55 '

Ingredientes

  • 500 g de hígados y corazones de pavo. Estos eran de pavos.bio. Si quieres tienes un 12% de descuento en tu pedido con el código LAURAGARCIA. No aplicable a pavos, medios pavos ni productos ya rebajados.
  • 2 cebollas, unos 300 g
  • 2 cucharadas de aceite de oliva o ghee
  • 1 o 2 dientes de ajo
  • Romero en polvo
  • Tomillo seco
  • Sal
  • Pimienta

Instrucciones

  1. Corta las dos cebollas en dados o en juliana.
  2. Calienta 2 cucharadas de aceite de oliva o ghee en una sartén a fuego lento, añade una pizca de romero en polvo y la cebolla picada. Pon una tapa sobre la sartén y remueve de vez en cuando.
  3. Cuando la cebolla esté dorada (unos 15 minutos), retírala de la sartén y ponla en un plato para que vaya perdiendo temperatura.
  4. Retira el exceso de grasa que pueda haber alrededor de los hígados y corazones y córtalos por la mitad.
  5. Añádelos a la sartén junto a otra pizca de romero seco y saltéalos durante unos 5-7 minutos. No hace falta que queden demasiado hechos.
  6. Apaga el fuego y coloca los hígados y corazones en un plato para que pierdan algo de temperatura.
  7. Añade entonces el hígado y los corazones, la cebolla, la sal, la pimienta, el ajo y el tomillo en el vaso de la batidora o del procesador de alimentos y tritura hasta lograr la consistencia que te guste. Quizá tengas que apagarlo un par de veces, bajar con una cuchara los restos que se adhieran a las paredes y seguir triturando.
  8. Coloca el paté en un tarro y consérvalo en la nevera. Aguanta unos 5 o 6 días. También puedes repartirlo en varios tarros y congelarlo.