Estos donuts sin gluten de espinacas y chocolate son muy fáciles de preparar y el resultado es espectacular: intensamente verdes por dentro, muy, muy esponjosos, y con cero sabor a espinacas. ¡Te encantarán!

Donuts sin gluten de espinacas y chocolate

 Raciones: 9 - 10 donuts

 Preparación: 10 '

 Cocción: 15 '

 Total: 25 '

Ingredientes

  • 2 tazas de espinacas crudas, algo así como 2 puñados grandes
  • 2 huevos
  • 1 taza de harina de almendra, unos 95 g
  • ½ de taza de almidón de tapioca o almidón de patata o arrurruz
  • ¼ de taza de harina de coco, 50 g. No es lo mismo que el coco rallado y no se puede sustituir por otra harina.
  • ½ taza de leche de coco, o leche de almendra, o de lo que quieras, 125 ml
  • ¼ de taza de aceite de coco, o aceite de oliva, o ghee, o mantequilla derretida, unos 60 ml
  • 3 cucharadas de eritritol, o xyitol, o el azúcar o edulcorante granulado que prefieras
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de vinagre de manzana
  • ¼ de cucharadita de vainilla en polvo
  • ¼ de cucharadita de sal
  • Para la cobertura: 200 g de chocolate, el que yo uso es 100 %

Instrucciones

  1. Calienta el horno a 175 ºC.
  2. Mezcla todos los ingredientes con la ayuda de una batidora o procesador de alimentos. No hace falta que tritures demasiado la masa, pero sí lo suficiente para que las espinacas tiñan la masa de color verde.
  3. Engrasa un molde para donuts y rellena cada hueco hasta 3/4 de su capacidad. Hay que dejar un margen porque la masa sube.
  4. Hornea durante unos 12-15 minutos a 175 °C.
  5. Saca del horno, espera 5 minutos y desmolda. Deja enfriar los donuts por completo sobre una rejilla.
  6. Para hacer la cobertura, derrite el chocolate al baño maría y colócalo en un bol.
  7. Baña cada donut en el chocolate por ambos lados y ayúdate de un tenedor para sacarlo del bol y colocarlo sobre sobre una bandeja de silicona o sobre papel de hornear para que no se enganchen demasiado.
  8. Refrigera unos 20 minutos antes de comerlos para que se endurezca el chocolate y consérvalos en la nevera.