Después de vivir en dos pisos que no tenían ni balcón, Albert y yo nos mudamos a una casa con jardín. El primer verano instalé una jardinera y sembré tomates, rúcula y lechugas. A los pocos meses compré dos jardineras más, al año siguiente otras dos... y así hasta siete.

Desde entonces he sembrado casi de todo, he aprendido mucho y me he divertido aun más. No te voy a explicar aquí los pormenores de cada hortaliza, pero sí te voy a dar un listado de los materiales que necesitarás para montar un huerto en casa y los que tendrás que ir reponiendo para mantenerlo en funcionamiento todo el año.

¡Vamos allá!

Jardineras

Supongamos que ya has estudiado tu terreno y tus horas de sol; lo más importante ahora es decidir dónde quieres que crezcan tus plantas.

Hay muchas opciones: cultivo directo en el suelo, mesas de cultivo, cajoneras, huertos verticales, huertos de suelo, macetas, etc.

Este es el modelo de jardinera que tengo yo en mi huerto, se llama huerto en escalera y me gusta porque:

  • Es bonito
  • Tiene una buena superfície de cultivo
  • Drena bien el agua, ten en cuenta que si tienes una terraza el agua caerá al suelo
  • Cada nivel de la jardinera es independiente del resto y permite sembrar distintos cultivos con distintas necesidades en cuanto a profundidad
  • La madera está tratada con autoclave de modo que no se estropea a pesar de estar a la intemperie y soportar lluvias, humedad y calor elevado en verano
  • Está bien de precio
  • Se monta fácilmente, basta con ajustar los listones de madera según el diagrama que incluye. No lleva tornillos ni clavos, aunque para colocar la malla geotextil que viene incluída necesitarás una grapadora de este tipo.

Jardinera huerto en escalera

En la zona donde tengo estas jardineras colocadas hay tierra, así que lo que hice fue colocar primero una malla geotextil, y entonces montar la jardinera encima. Así evito la invasión por debajo de malas plantas. Si la vas a colocar en una terraza esto no es necesario.

Además de estas jardineras tengo varias macetas de distintos materiales y tamaños repartidas por algunos puntos del huerto, especialmente en los espacios entre una jardinera y otra. Por ahí pasa el tubo del riego automático, al que puedo hacerle agujeros para colocar goteros extra sobre esas macetas.

Sustrato

Para rellenar mis jardineras utilizo una mezcla de sustrato ecológico para huerto urbano, humus de lombriz y perlita. Esto proporciona a las plantas unas buenas condiciones de crecimiento, aireación de las raíces y drenaje del agua de riego.

La proporción de la mezcla debe ser algo así:

  • Sustrato 60 %
  • Humus 30 %
  • Perlita 10 %

Sustrato

No utilices cualquier sustrato, piensa que te vas a comer lo que crezca ahí. Además se trata de una inversión inicial, nunca más tendrás que volver a comprar tanto sustrato. Lo que sí tendrás que hacer es reponerlo parcialmente cuando sea necesario.

Otra opción si quieres un sustrato más ligero es usar fibra de coco en lugar de sustrato, además del humus y la perlita. Esto es interesante para macetas colgantes y huertos de pared o verticales. También si te preocupa el peso que pueda tener la jardinera en un balcón o terraza.

Es importante rellenar periódicamente las jardineras porque el sustrato se irá compactando con el tiempo, te llevarás una parte cuando arranques plantas y sobre todo irá perdiendo nutrientes.

Humus de lombriz

El humus de lombriz son los restos orgánicos que expulsan las lombrices rojas de California al procesar estiércol fermentado. Y esto que suena asqueroso es en realidad un fantástico fertilizante ecológico que aporta a las plantas una gran cantidad de materia orgánica, esencial para su crecimiento. Es una arena fina y oscura con un agradable olor a tierra.

Yo añado humus de lombriz durante todo el año, un puñadito en la base de cada planta una vez al mes aproximadamente; cada 3 semanas en los cultivos de verano más exigentes como tomates o pepinos. Además si alguna jardinera se ha quedado algo vacía después de arrancar el cultivo anterior, le añado un poco de sustrato nuevo y un extra de humus.

Vamos, que el humus de lombriz no puede faltar nunca en el huerto, este es el que compro siempre.

Perlita

La perlita es roca silícea volcánica que se hincha al ser expuesta al calor, transformándose en unas bolitas blancas muy ligeras. Realmente parece porexpan.

Lo que hace la perlita es incrementar la aireación del sustrato y el reparto del agua de riego, lo que resulta muy beneficioso para las raíces de la planta. Siempre tengo un par de bolsas por casa y voy reponiendo a medida que hace falta.

Fertilizantes ecológicos

El fertilizante orgánico por excelencia es el humus de lombriz, que puede usarse al natural o en extracto líquido. Yo lo uso al natural porque me resulta más cómodo teniendo riego automático.

El extracto líquido lo uso para añadirlo al agua de riego de las macetas que no tengo dentro del circuito de riego. Era también el formato que utilizaba antes de tener riego automático.

Algunos sistemas de riego tienen un depósito donde se puede meter humus líquido, que va dosificándose en el riego. Inventazo, el mío no es tan sofisticado.

Además del humus de lombriz existen fertilizantes específicos para ciertas plantas que quizá quieras probar. Para tomates, para fresas, para cítricos... Mientras sean ecológicos me parecen una buena opción.

Lechuga en huerto urbano

Riego

Durante años regué con una manguera y mucha, mucha paciencia. Porque regar es pesado y un pelín esclavo, especialmente en verano. Además hay que regar pronto por la mañana o tarde al atardecer, y se me comían los mosquitos.

Al fin instalé -con la ayuda de un jardinero- un sistema de riego automático por goteo que me ha cambiado la vida. No solo ya no pierdo todo el tiempo que perdía en regar, sino que además:

  • Gasto menos agua, porque el riego por goteo es mucho más eficiente. Al caer prácticamente gota a gota, el sustrato puede absorberlo mucho mejor que si de pronto le cae una gran cantidad de agua, que sencillamente atravesará el sustrato rápidamente y caerá al suelo.
  • El programador me permite activar el riego a la hora que yo quiera, en mi caso a las 6 de la mañana. Me permite también programar los minutos que está activo el riego, y cuántas veces al día y a la semana se activa. También puedo apagarlo si por ejemplo llueve mucho durante varios días.
  • Las plantas crecen mejor porque tienen un suministro constante de agua en una cantidad adecuada. Nunca pasan sed, nunca se inundan.

La frecuencia de riego dependerá sobre todo del clima en tu zona y de la exposición del huerto al sol y el viento. Yo vivo en un pueblo cerca de Barcelona, con inviernos suaves y veranos muy cálidos.

  • De mayo a octubre aproximadamente riego 30 minutos todos los días
  • En octubre, noviembre, marzo y abril riego 30 minutos cada 2 o 3 días, depende del calor y la lluvia
  • Diciembre, enero y febrero riego 30 minutos cada 3 o 4 días, de nuevo depende del calor y la lluvia

Mi sistema de riego por goteo consiste en:

  • Un programador de riego conectado a la salida de agua
  • Un tubo que recorre todas jardineras, el mío es de 16 mm de diámetro
  • Unos goteros que se insertan en el tubo en aquellos puntos donde quiero que caiga el agua

Los goteros se pueden regular para que el caudal de agua sea mayor o menor. Además puedo añadir nuevos goteros donde quiera haciendo un agujero en el tubo con esta herramienta, aunque con un poco de cuidado puedes hacerlos también con un destornillador pequeño.

Yo necesité la ayuda de un jardinero porque había que cavar una zanja para pasar el tubo bajo tierra desde el programador hasta la primera jardinera, y justo el suelo de esa zona tiene muchas raíces subterráneas de un magnolio que ya no está.

Riego automático huerto urbano

Tratamientos ecológicos

Cada huerto tiene su cruz, la mía son los caracoles y las babosas.

Para luchar contra ellos, coloco cáscaras de huevo sobre el sustrato, en la base de la planta. Además me he hecho con estas trampas: hay que llenarlas de cerveza y los caracoles y las babosas, que son unos borrachuzos, caen de cabeza y se ahogan. O mueren por un coma etílico, no lo tengo del todo claro.

En primavera y verano he tenido a veces pulgón, es muy pesado porque tardo el triple en lavar la lechuga. Lo trato con una solución potásica y tierra de diatomeas, que son mucho más efectivos si se usan no solo como cura sino también como prevención. Es decir, que en cuanto llega la primavera, aplico el tratamiento aunque no haya visto aun ni un solo bicho.

Ambos tratamientos son ecológicos, inocuos para ti y tus mascotas pero letales para un montón de plagas típicas del huerto: pulgón, mosca de la fruta, nemátodos, orugas, caracoles, babosas, gusanos, polillas, trips, cochinillas, piojos, cucharachas, ... Vamos, que si da asco, lo mata.

Importante: el jabón potásico debe aplicarse al atardecer, cuando la planta ya no reciba sol directo. Durante la noche se secará y al día siguiente ya no pasará nada si le da el sol.

Otros tratamientos ecológicos interesantes son el aceite de neem y el extracto de ortiga. Además hay varias marcas que tienen productos ecológicos ya formulados y listos para aplicar. Suelen combinar una triple acción contra hongos, ácaros e insectos. Yo recurro a ellos si la cosa se pone fea.

Hotel de insectos

Instalar un hotel de insectos es la manera más bonita de combatir las plagas del huerto. Su efectividad funciona a largo plazo y no está garantizada, pero merece la pena intentarlo.

Un hotel de insectos permite la anidación e hibernación de insectos beneficiosos para el huerto (fauna auxiliar) como mariquitas, abejas y demás, cuya dieta consiste básicamente en pulgón. Es decir, se trata de ponerle una casita a los bichos buenos que se comen a los bichos malos.

Los hay de varias formas y tamaños pero todos suelen tener diferentes agujeritos y materiales para que cada animal encuentre su sitio. Incluso puedes intentar construir el tuyo en casa.

Conviene colocar cerca flores de colores vistosos, especialmente amarillas, que atraen a esa fauna auxiliar.

Utensilios

Estos son los utensilios que me parecen imprescindibles para el huerto:

  • Tijeras de podar
  • Pala
  • Guantes
  • Regadera pequeña o spray para regar semilleros
  • Tutores de bambú para tomateras, pimientos, berenjenas y pepinos (obviamente si no vas a sembrar nada de esto no los necesitarás)
  • Hilo, pinzas, ataduras o alambre para entutorar

Si con el tiempo ves que te gusta plantar desde semilla puedes hacerte además con un invernadero. Es fácil de montar y va muy bien para no invadir la casa de semilleros.

Semillas y plantel

Una vez tengas tus jardineras y macetas montadas necesitarás semillas o plantel para cultivar en tu flamante huerto. Yo elijo una cosa u otra en función del cultivo y del tiempo que tenga. Por ejemplo:

  • Las fresas las compro siempre de plantel porque germinar las semillas en casa no es fácil, y además la plantita no da fruto durante el primer año. De todos modos no hace falta comprar plantel de fresas cada año, puedes mantener la misma planta 2 años (incluso más, pero empieza a producir menos fresas y mal formadas) y dejar que se reproduzca por estolones (pequeñas plantitas que se forman desde la planta madre).
  • La rúcula la compro siempre en semilla, porque es muy fácil de cultivar.
  • Para sembrar pepinos, calabazas, calabacines y otras cucurbitáceas, compro semillas. Germinan muy fácil y rápido.
  • Para sembrar tomates, compro semilla o plantel en función de la variedad y del tiempo que tenga. Las semillas son fáciles de germinar, pero a veces quiero alguna variedad que no encuentro en semilla, entonces compro plantes. También si la primavera me pilla con la tarea por hacer, compro plantes para agilizar el proceso.
  • Lo mismo ocurre con la lechuga y la kale, siempre tengo semillas en casa pero de vez en cuando compro plantel porque para mí es muy importante tener verduras de hoja verde en el huerto durante todo el año.

Tanto las semillas como el plantel los suelo comprar online en alguna de estas tiendas:

Si no te convence comprar online siempre puedes acercarte a tu garden de cabecera, en primavera todos suelen tener plantel.

Libros

Aquí te dejo algunos de mis libros favoritos sobre este tema.