Queen M. is back

La Monstera deliciosa fue una planta de interior muy popular durante los años 60 y 70, y ahora que la tendencia urban jungle está en auténtico apogeo, ha vuelto para quedarse.

Sus hojas tienen el poder de infundir un aire selvático a cualquier rincón, y queda bien con todos los estilos de decoración.

Es además una planta resistente y poco exigente, apta incluso para principiantes y ‘matacactus’.

No hay plant lady que se precie (o plant gentleman, por supuesto) que no tenga una en algún lugar privilegiado de su casa. Tiene hasta un día de la semana en Instagram, el famosísimo #MonsteraMonday, y esto no es algo de lo que puedan alardear muchas plantas.

Historia y etimología

La Monstera deliciosa fue descrita por primera vez en el año 1849 por el botánico danés Frederik Michael Liebmann durante uno de sus viajes por Méjico.

Monstera es el término latino para definir algo monstruoso o fuera de lo normal, en referencia a sus peculiares hojas con cortes y agujeros.

La palabra deliciosa hace alusión al fruto de la planta, y es que cuando está en su hábitat natural o se reproducen las mismas condiciones climáticas, la planta produce flores y un fruto comestible con un sabor dulce parecido al de la piña y el mango.

Hábitat natural

El hábitat natural de la Monstera deliciosa se encuentra en las selvas tropicales de América del Sur. Crece en el sotobosque, la vegetación que se encuentra por debajo de las copas de los árboles. Esto le proporciona abundante sombra y una temperatura templada.

Las hojas de la Monstera deliciosa

Hay varias teorías que buscan dar una explicación a los cortes y agujeros que lucen las hojas de la Monstera deliciosa.

Una de ellas es el clima tropical, con sus fuertes vientos y lluvias. Se cree que una hoja completa podría romperse con más facilidad bajo una lluvia torrencial debido a su tamaño. Los agujeros en cambio permiten que el viento y el agua pasen, protegiendo en cierto modo la integridad de la planta.

Otra teoría apunta en cambio a una estrategia de la planta para aprovechar mejor la escasa luz que recibe en el sotobosque y optimizar así su proceso de fotosíntesis.

De hecho no todas las hojas de la Monstera tienen agujeros: las hojas jóvenes y pequeñas suelen ser completas. Es a medida que la planta va cumpliendo años que empieza a desarrollar hojas cada vez más agujereadas.

Costilla de Adán cuidadosPhoto by Kara Eads on Unsplash

Tamaño

La Monstera deliciosa puede llegar a medir 20 metros de altura en su hábitat natural, con inmesas hojas de hasta 80 x 90 cm.

Eso no ocurre en el interior de nuestras casas – por fortuna-, donde puede alcanzar la nada desdeñable altura de 2 metros si se le da todo el amor que merece.

Así que resérvale un buen lugar, nada de alféizares o estanterías, y prepárate para disfrutar de cada nueva hoja.

Flor y fruto de la Monstera deliciosa

La flor de la Monstera deliciosa aparece a partir del tercer año de vida de la planta. Es de color crema y mide unos 20 cm.

En su interior se forma el fruto, con un aspecto que recuerda a una mazorca de maíz. Es importante consumirlo cuando llega al punto óptimo de maduración, de lo contrario su alto contenido en ácido oxálico puede resultar tóxico.

Tanto la flor como el fruto de la planta se producen solamente si ésta se encuentra en su hábitat natural, o en un espacio que lo reproduzca con fidelidad.

Toxicidad para perros y gatos

La Monstera deliciosa es tóxica para perros, gatos, y cualquier otro animal de compañía. Si a tus amiguitos de cuatro patas les gusta mordisquear tus plantas, ten la precaución de colocarla fuera de su alcance.

De hecho es tóxica también para las personas, así que lo mismo puede aplicarse si tienes hijos pequeños o recibes visitas con niños.

Variedades de Monstera

Se han catalogado más de 90 variedades de Monstera y aunque tu favorita sea la deliciosa, seguro que alguna de estas te encantará. Mi preferida ahora mismo es la adansonii, tengo 3 y no me canso de adorarlas.

Al tratarse de plantas de la misma familia, los cuidados que requieren suelen ser idénticos, así que si ya tienes mano con tu costilla de Adán, estas variedades no se te resistirán.

Monstera adansonii

La Monstera adansonii es una variedad trepadora de hojas pequeñas y agujereadas. La verás creciendo alrededor de un tutor, trepando por una pared o con sus tallos cayendo desde una maceta colgante.

Mira qué belleza. La planta, los calcetines del muchacho no tanto.

Monstera obliqua

La Monstera obliqua es una auténtica rareza, un unicornio en el mundo de las plantas.

Es prácticamente imposible de encontrar y si das con ella en una tienda, lo más probable es que se trate de una Monstera adansonii y no una obliqua, una variedad híbrida en el mejor de los casos.

Las hojas de la Monstera obliqua son muy finas y tienen inmensos agujeros que ocupan prácticamente la totalidad de la hoja. Las hojas de la adansonii son más consistentes y la superfície que ocupan los agujeros es mucho menor.

Monstera borsigiana

La Monstera borsigiana es muy parecida a la deliciosa y suelen confundirse con frecuencia, sobre todo porque cuando son pequeñas son casi idénticas. De hecho la gran mayoría de Monsteras que se venden actualmente como deliciosas son en realidad borsigianas.

Es una planta de porte más pequeño, con hojas de menor tamaño y menos agujeros.

La auténtica Monstera deliciosa tiene una especie de volantes en la parte del tallo que está justo antes de la hoja. Sin embargo el tallo de la borsigiana es liso.

Aquí tienes un ejemplo de borsigiana donde se ve el detalle del tallo.

Monstera deliciosa variegata

El atributo variegata hace referencia a la coloración de las hojas. Se trata de una Monstera deliciosa (también las hay borsigianas, claro) de aspecto y tamaño convencional, pero sus hojas tienen pinceladas blancas, incluso hojas completamente blancas. Son una exquisitez y de momento cuestan de encontrar.

Cuidados de la Monstera Deliciosa

No es una planta especialmente complicada, así que sigue estos consejos y disfrutarás de ella durante años, ¡incluso décadas!

Condiciones ideales

A pesar de tratarse de una planta originalmente de exterior, la Monstera se adapta perfectamente a interiores luminosos -con propietarios amorosos-. Si su tamaño te lo permite puedes incluso tenerla dentro de casa durante los meses de frío o calor extremo, y permitir que disfrute del exterior el resto del año.

Temperatura

Tu Monstera será feliz entre los 18 y 27 ºC (65-80 ºF). Por debajo de 18 ºC (65 ºF) el crecimiento será lento, y por debajo de 10 ºC (50 ºF) se detendrá por completo.

La planta no soporta las heladas, tenlo en cuenta si vives en una zona de inviernos fríos y tienes la planta en el exterior.

Luz

La Monstera detesta la luz solar directa, sin embargo le encantan los ambientes luminosos. La clave: luz indirecta.

Coloca tu planta en una estancia con abundante luz natural pero vigila que nunca reciba luz solar directa, eso podría quemar sus hojas. Esto es especialmente importante si tienes tu planta en un patio o terraza. ¡Siempre a la sombra!

Puede adaptarse también a estancias más sombreadas, pero si no recibe suficiente luz, las hojas podrían no desarrollar sus característicos agujeros.

Riego

Riega de forma moderada aproximadamente cada 7 días en verano y cada 15 días en invierno. En todo caso esto es solo una orientación, la frecuencia de riego dependerá también de la temperatura y la humedad ambiental, incluso del material de la maceta, así que ajusta el riego según las condiciones en las que viva tu planta.

Toca siempre el substrato antes de regar introduciendo un dedo hasta unos 2 cm de profundidad. Si está húmedo no la riegues aun, espera a que esté seco y entonces riega. Vigila que el tiesto no se encharque para evitar que se pudran las raíces.

La luz y el riego son los dos cuidados fundamentales a los que debes prestar más atención, si controlas estos dos puntos tu planta será feliz. El resto ya son para nota.

Humedad

La costilla de Adán necesita una humedad ambiental entre media y alta. Hazte con un pulverizador de agua y úsalo si el ambiente es seco, especialmente durante los meses que enciendas la calefacción. Esto no es imprescindible.

Limpieza

Sus grandes hojas tienden a acumular polvo, así que es importante limpiarlas siempre que sea necesario para que puedan respirar y absorber la humedad ambiental. Hazlo con un paño empapado en agua.

Además, cada 6 o 8 semanas, dale a tu planta una dosis extra de amor simulando que llueve sobre ella como si estuviera en la jungla. ¿Cómo? Mete el tiesto en la bañera y rocía la planta por completo con el teléfono de la ducha.  Empapa el substrato y riega cada hoja para eliminar el polvo que se acumula sobre ella.

Una vez se haya escurrido bien y las hojas ya no goteen, puedes volver a ponerla en su maceta y devolverla a su sitio.

Substrato

La Monstera deliciosa no es una planta demasiado exigente en este sentido. Puedes utilizar un substrato universal a base de turba y añadir un poco de perlita para aligerarlo. Lo más importante es que drene bien tras el riego para evitar el encharcamiento de las raíces.

Abono

Utiliza un fertilizante líquido para plantas verdes diluido en el agua de riego aproximadamente cada 4 o 5 semanas durante la primavera y el verano. Es resto del año puedes aplicarlo ocasionalmente, cada 3 meses por ejemplo. También me gusta utilizar abono en forma de clavos, es muy práctico y aporta nutrientes a la planta de un modo más progresivo.

Sigue las instrucciones indicadas en el envase para calcular la cantidad de fertilizante que debes añadir y presta atención a las hojas durante los días y semanas posteriores. El exceso de fertilizante puede quemar las hojas, úsalo con moderación.

Trasplante

Trasplanta tu monstera a una maceta de mayor tamaño cada dos años, preferiblemente durante la primavera. Cuando lo hagas aprovecha para eliminar las raíces y hojas que estén en mal estado, así sanearás la planta.

Poda

Si tu Monstera está desenfrenada y necesitas podarla por cuestiones de espacio, porque quieres propagarla o simplemente para mejorar su aspecto, hazlo durante la primavera.

Corta los tallos bajo un nudo e introdúcelos en agua para que desarrollen raíces. También puedes eliminar las hojas que tengan mal aspecto. 

Entutorado

El entutorado es cuestión de gustos, y un poco también de espacio: puedes dejar que tu Monstera crezca salvaje como le plazca o puedes guiar su crecimiento con la ayuda de un tutor.

El más empleado es el tutor de coco, un palo de unos 5 cm de diámetro con un recubrimiento de fibra de coco natural. Las raíces aéreas de la planta treparán por él poco a poco y la planta  crecerá hacia arriba, ganando verticalidad.

Si como a mí no te apasiona el aspecto del tutor, piensa simplemente que con el tiempo irá quedando oculto.

Otra opción puede ser ayudar a la planta a trepar por una pared o una barandilla. El resultado estético es espectacular. El el caso de una pared lisa tendrás que idear algún sistema que permita a la planta agarrarse, pues las raíces de la Monstera no suelen dañar las paredes como las de otras plantas trepadoras. 

Raíces aéreas

Si has decidido entutorar tu planta, guía las raíces aéreas hacia el tutor para que se agarren a él.

Si prefieres no entutorarla, guía las raíces aéreas hacia el substrato para que se introduzcan en él y absorban sus nutrientes. Si esto no fuera posible y las raíces empezaran a ser un problema, también puedes cortarlas con cuidado cerca del tallo.

Propagación de la Monstera deliciosa

Existen varios métodos de propagación:

Por semilla

Ya es posible comprar online semillas de monstera deliciosa y lanzarse a la emocionante experiencia de sembrarlas y verlas crecer.

Para que germinen debes colocar la maceta en un lugar luminoso y templado, y mantener unas buenas condiciones de humedad. Las primeras hojas jóvenes aparecerán en aproximadamente un mes, las hojas adultas alrededor de los 6 meses.

Por esqueje

Echa un vistazo a tu monstera y localiza aquellos tallos que le dan un aspecto más desordenado. Fíjate bien, ¿tienen raíces aréas? ¡Genial! Esos tallos son los candidatos perfectos para la propagación por esqueje.

Localiza la base del tallo -desde donde nacen las hojas-, calcula unos 3 centímetros hacia abajo y haz un corte limpio con unas tijeras de podar. Introduce el esqueje y sus raíces en un recipiente con agua, que irás renovando semanalmente. 

En unos días verás que de las raíces aéreas nacen pequeñas raíces de color blanco. Cuando éstas midan unos 2 centímetros, trasplanta el esqueje a una maceta. ¡Propagación completada!

Monstera deliciosa propagación por esquejePhoto by Brina Blum on Unsplash