Pastoreo intensivo programado según el sistema Polyfarming, finca Planeses (Girona).

Carne de pasto, agricultura regenerativa, manejo holístico, soberanía alimentaria... Seguro que has empezado a escuchar estos términos por aquí y por allá pero quizá no tengas del todo claro a qué se refieren y por qué son tan importantes actualmente.

Bien, para solucionarlo, Polyfarming ha creado un manual a cuya presentación online podrás asistir el próximo 17 junio de 11:00 a 12:30 h. La presentación contará con la presencia de la Oficina Española de Cambio Climático (OECC) y el Departamento de Agricultura y Ganadería de la Generalitat de Cataluña. Así de importante es esto. :)

Sistema Polyfarming

Polyfarming es un proyecto de agricultura y ganadería regenerativa que combina los recursos del bosque, el ganado y los cultivos para recuperar el suelo fértil en zonas de montaña mediterránea. Se lleva a cabo a escala real en la finca Planeses (Girona), lo coordina el centro de investigación CREAF y lo financia el programa LIFE de la Comisión Europea.

Además de la fertilidad del suelo, Polyfarming persigue otros objetivos entre los que destacan:

  • Mitigar el cambio climático a través del secuestro de carbono atmosférico en el suelo y el mejor aprovechamiento del agua
  • Incrementar la biodiversidad del suelo
  • Producir alimentos de una forma sostenible
  • Velar por la soberanía alimentaria
  • Crear empleo a nivel local

Con el objetivo de poder replicarlo a escala local y global, el proyecto ha trabajado en un manual que explica las bases del sistema agroalimentario regenerativo, así como técnicas concretas de agricultura y ganadería regenerativa, los beneficios ambientales y el coste que implica ponerlo en marcha.

El manual es una guía dirigida a todo tipo de público para descubrir el modelo regenerativo, disfrutar de su aprendizaje y, en algunos casos, replicarlo.

¡Haz clic aquí para apuntarte a la presentación!

¿Y por qué es tan importante todo esto?

La agricultura convencional supone un trabajo constante e intensivo en el suelo: inmensas extensiones de monocultivos agotan los nutrientes de la tierra, además de utilizar procedimientos y productos contaminantes que empobrecen la biodiversidad y eliminan gran parte de la cubierta vegetal, cuyas raíces previenen la erosión del suelo.

El panorama es desolador, hasta el punto que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) augura que en el año 2050, más del 90% de los terrenos agrícolas de la Tierra estarán degradados.

Un suelo degradado es un suelo infértil: su rendimiento agrícola se verá gravemente afectado y con él la soberanía alimentaria.

Soberaría alimentaria

De acuerdo con The Six Pillars of Food Sovereignty, developed at Nyéléni, 2007 (Food Secure Canada, 2012), la soberanía alimentaria descansa sobre seis pilares fundamentales:

  1. Pone la necesidad de alimentación de las personas en el centro de las políticas e insiste en que la comida es algo más que una mercancía.
  2. Pone en valor a los proveedores de alimentos, respetando su trabajo y rechazando todo aquello que los ponga en peligro.
  3. Localiza los sistemas alimentarios reduciendo la distancia entre proveedores y consumidores, vela por la calidad de los alimentos y rechaza cualquier práctica que se aleje del comercio justo.
  4. Sitúa el control en manos de proveedores locales de alimentos y rechaza la privatización de los recursos naturales.
  5. Promueve el conocimiento y las habilidades tradicionales mediante la investigación y el rechazo a las tecnologías que atentan contra los sistemas alimentarios locales.
  6. Es compatible con la naturaleza, vela por los ecosistemas, mejora la capacidad de recuperación y rechaza el uso intensivo de monocultivos industrializados y otros métodos dañinos. 

Presentación del sistema Polyfarming

Huerto sin laboreo según el sistema Polyfarming, finca Planeses (Girona).

Laura, ¿y por qué me cuentas todo esto?

Porque es un tema que me entristece y me emociona a partes iguales.

Me rompe el corazón ver el panorama actual, pero al mismo tiempo tengo la esperanza de que el mundo haga clic, que las nuevas generaciones de agricultores (y las viejas, por qué no) se apunten a este modelo y podamos, que se puede, revertir la situación: ellos con su trabajo y nosotros, los consumidores, apoyando a estos proyectos con nuestra compra semanal.

Sirva este texto para poner mi granito de arena y ser altavoz de algo tan sumamente importante.

¡Apúntate a la presentación! Yo no me la perderé.