Para mí la clave de una buena bechamel es que sepa a mantequilla y a nuez moscada. Si mantenemos esos ingredientes es relativamente fácil variar el tipo de harina y el tipo de leche que usamos para conseguir una bechamel sin gluten y sin lactosa.

Él la prepara con leche vegetal y la harina sin gluten que tenga a mano: castaña, arroz, coco... Yo me he decantado por la de trigo sarraceno, que para hacer pan no va del todo bien (mejor el grano entero) y tengo que darle salida a 1 Kg.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de ghee
  • 4 cucharadas  de harina de trigo sarraceno
  • 900 ml de leche de almendras
  • sal
  • nuez moscada
  • pimienta negra


Instrucciones

  1. Añade el ghee en una sartén grande y deja que se derrita durante 1 minuto a fuego medio.
  2. Añade la harina de trigo sarraceno y remueve para que absorba el ghee.
  3. Vierte la leche de almendras e intenta deshacer los grumos. No dejes de remover en ningún momento.
  4. Añade la nuez moscada, la sal y la pimienta negra.
  5. Cocina durante unos 10 minutos o hasta que la bechamel tenga la consistencia que te guste. Si quedan grumos pásala por la batidora.

Buenííísssima.