¡La producción de yogur casero de leche de coco no para!

Un detalle importante: la leche debe contener toda su grasa y los ingredientes tienen que ser coco y agua, a poder ser nada más. Si tiene goma guar no funcionará. Por lo pronto yo lo he probado con dos marcas y en ambos casos queda genial: Dr.Goerg y Rapunzel.

Ingredientes:

  • 2 latas de leche de coco (400 ml cada una)
  • Un sobre o 4 cápsulas de probióticos (si utilizas cápsulas, añade solo el contenido, no la cápsula entera)

Instrucciones:

  • Vierte la leche de coco en un tarro de cristal
  • Añade el probiótico (recuerda que si utilizas un probiótico en cápsulas debes abrirlas con cuidado y añadir solamente el contenido, no la cápsula entera)
  • Coloca la tapa del tarro, ciérrala fuerte y sacude el tarro con fuerza
  • Suelta un poco la tapa y deja el tarro en un armario a temperatura ambiente durante 12-24 horas, según la acidez que quieras lograr y según la temperatura ambiente. En verano bastará con 12 horas, en invierno mejor 24. De hecho en invierno lo mejor es dejar el tarro cerca de un radiador.

Puedes ir probando hasta que esté a tu gusto. Pasado el tiempo, remuévelo bien otra vez y mete el tarro en la nevera para que espese. Es posible que la grasa y el agua se separen de nuevo, mezcla bien antes de servir y quedará totalmente emulsionado.

Para preparar una nueva tanda de yogur puedes repetir el proceso tal cual o añadir en lugar del probiótico dos cucharadas grandes de yogur de la tanda anterior.

¡Buenísimo! Y más fácil imposible.

¡Feliz día!