Hoy Kai ha tenido revisión con la enfermera. Está perfecto de salud y enorme de tamaño -percentil 90 de peso y 75 de altura-.

Me ha preguntado por la comida y le he explicado que toma el pecho a demanda y complementamos (BLW) con yema de huevo, ciertas verduras y frutas asadas, caldo de huesos, aguacate, plátano y yogur casero de leche de coco. Nada le sienta mal y está visto que crece a buen ritmo.

Entonces me ha recomendado que le diera corn flakes y 'danones' porque con esa alimentación le pueden estar faltando ciertos nutrientes.

Esta enfermera es un cielo, nos trata de maravilla y pincha al niño con auténtica destreza, pero sus consejos dietéticos me entristecen porque dan voz a la industria alimentaria y no a la ciencia.

Tengo la suerte de tener un bebé fuerte y sano, pero si estuviera pequeñito quizá sus palabras me harían dudar. De hecho no fue un bebé grande (2.960 kg) y durante los primeros 15 días tenía que despertarlo yo para que tomara el pecho, pero después le cogió el gustito y empezó a engordar de lo lindo.

Conclusión: lee e infórmate, porque escucharás consejos de lo más variopinto.

A mí me ayudaron mucho los libros 'Niños Sanos, Adultos Sanos' de Xavi Cañellas y Jesús Sanchís (psiconeuroinmunólogos) y 'Un regalo para toda la vida: guía de la lactancia materna' de Carlos González (pediatra). Además estoy convencida de que mi alimentación repercute en la calidad de mi leche materna.

Y todo esto, claro, es mi opinión.

En la foto: un delicioso yogur casero de leche de coco, comida favorita número 2 de Kai. La número 1 es sin duda el aguacate.