Aquí os dejo una receta fácil para preparar unos crujientes crackers de trigo sarraceno. Como sabrás el trigo sarraceno no contiene gluten, así que es una excelente opción para personas celíacos o aquellos que sencillamente hayamos desterrado el gluten de nuestras vidas.

Yo los he aromatizado con tomate deshidratado, ajo y orégano, pero tú puedes crear tus propias combinaciones de acuerdo a tus gustos, añadiendo por ejemplo aceitunas negras, romero, cúrcuma, curry, ... 

Ingredientes:

  • 100 gramos de trigo sarraceno en grano
  • Una pizca de sal
  • 4 o 5 mitades de tomate deshidratado macerado en aceite de oliva sin escurrir
  • Una pizca de ajo deshidratado
  • Una pizca de orégano (o las pizcas que quieras, #nadallevanuncademasiadoorégano)


Lava los granos de trigo sarraceno con la ayuda de un colador y ponlos en remojo con agua y 1 cucharada de zumo de limón o vinagre de manzana durante unas 8 horas.

Pasado el tiempo, enjuágalos con abundante agua, escúrrelos y ponlos en el procesador de alimentos o en la jarra de la batidora junto al resto de ingredientes.

Tritura hasta obtener una masa uniforme. Si los tomates deshidratados están muy duros puede ser que queden trocitos, pero eso no es problema.

Precalienta el horno a 150 ºC.

Extiende la masa sobre un papel de horno o una bandeja de silicona. Coloca otro papel de horno por encima y con la ayuda de un rodillo o de un tarro grande de cristal, extiende la masa hasta que tenga un grosor de unos 3 milímetros.

Retira el papel superior. Si quieres puedes marcar con un cuchillo la forma que quieres que tomen tus crackers: rectángulos, triángulos, etc.

Hornea durante unos 15 minutos a 150 º C en la bandeja central. El tiempo de horno dependerá realmente del grosor de la masa y de tu horno, así que lo mejor es que eches un vistazo de vez en cuando para evitar que se tuesten demasiado.

Deja enfriar (si puedes) antes de darle un mordisquito a uno de tus crackers.